Creative Commons License Seguir a polie_mart en Twitter CIUDAD DE NADIE: CARICIAS DE UN SON

.

.
Hay tanta soledad en ese oro. La luna de las noches no es la luna que vio el primer Adán. Los largos siglos de la vigilia humana la han colmado de antiguo llanto. Mírala. Es tu espejo. "Borges"

8.1.08

CARICIAS DE UN SON



Orianna iba vestida de noche perdida entre la multitud de un septimazo, viernes de música y gentes vestidas de alegre fiesta; de pronto decide escaparse por el pequeño callejón para ir en busca de su olvidada candelaria, cuando en sus ojos sale un brillo al escuchar entre ruidos urbanos un escapado son, emocionada por un descubrimiento que se le roba el cuerpo, decide atravesar la calle, y subiendo por unas estrechas escaleras, llega a su encuentro... Las gentes enfiestadas en sus respectivas mesas, embriagadas con el dulce aroma de cubas libres y mojitos de menta, ella simplemente en la barra pide una cerveza, creyendo así calmar la vibración de su cuerpo, decidida entonces después de un rato largo y unas cuantas cervezas, arranca la timidez a su cuerpo, que ayudado por un cómplice son, se envuelve en el ambiente habanero, le quita las cadenas a sus pies y abre las alas para sacarle provecho a un tablado viejo. Las gentes emocionadas salen con sus parejas, el viejo tablado tiembla, todo es alegría y fiesta, ella solamente sonríe en su adentros, cierra los ojos y se pierde nuevamente entre desconocidas multitudes alegres. Se eleva, se se transforma vistiendo su cuerpo de cubana percusión.

En un abrir y cerrar de ojos llega un desconocido caballero a su encuentro, agarrándola deliciosamente por la cintura, entrelaza sus emociones con su cuerpo, ella solamente sigue con el cuerpo hecho ritmo, imaginando su cintura en las manos de un loco de barbas despeinadas y largos cabellos, que le roba su aliento, "cambio de música" el romance de un bolero se hace dueño de ella y alma en su cuerpo se hace un manojo de excitado temblor tibio, la respiración se agita con la suavidad de unas caricias quemando su descubierta espalda, en ese instante, arrasada por unas manos vestidas de triste bolero., sus ojos siguen cerrados, mientras el silencioso llanto se embriaga con sensualidad musical, las cabezas se juntan sin pronunciar palabras, sus labios secos apenas pasan saliba con sed de besos de menta, su cuerpo caliente, hastiado de caricias escondidas, la mente hablando con miradas cruzadas, disparando destellos de brillos inesperados, haciendo del silencio el mas cómodo momento entre dos cuerpos que mientras escondían sus soledades en un tablado viejo, sacaban la felicidad de una única noche saturada de piel y boleros...

1 CAMINARON:

SUPERBICHITO dijo...

Huyuyui, Señor santo! Que siga Oriana de fiesta.

 
Creative Commons License ciudad de nadie by paula andrea martinez is licensed under a Creative Commons Atribución 2.5 Colombia License. Permissions beyond the scope of this license may be available at poliemarti@gmail.com.