Creative Commons License Seguir a polie_mart en Twitter CIUDAD DE NADIE: EL VALOR DE VIVIR

.

.
Hay tanta soledad en ese oro. La luna de las noches no es la luna que vio el primer Adán. Los largos siglos de la vigilia humana la han colmado de antiguo llanto. Mírala. Es tu espejo. "Borges"

9.1.09

EL VALOR DE VIVIR

Las heridas sangrantes son las venas abiertas en un cuerpo, que dejan escapar en gargarismos instantes de vida que parecen huir sin reemplazo. ¡La cara de espanto de un herido, nada tiene que envidiar a la momia de un faraón¡. He llegado a comparar el espanto de un herido, con el rictus momentáneo de alguien que ha visto un espanto, y sin errata, había mucho de cadavérico en la comparación. Sí, lo más próximo a un cuerpo sin vida, es un cuerpo con vida, trasijado, y herido de muerte. ¡Todos nos creemos morir con la primera punzada en el pecho o con una intervención en las amígdalas¡ Y cada vez que tenemos la oportunidad, la vida nos recuerda nuestro organismo repleto de miles de células que corren por ahí, expuestas al día y a la noche, y sujetas a su única meta final: la muerte. ¡Oh muerte, que hiciste de tu meta el final de nuestras carreras¡, ¿ será que alguien puede escapar a tus requisitorias ? Las religiones trataron de darle un final feliz a la pregunta, y narraron la parábola del cielo. Pero hay otras heridas, que sangran imaginariamente, y que causan tanto daño, como las heridas de verdad, y son las heridas sangrantes del corazón, que embotan la vida, que embotan la muerte, que lucen tan impávidas ante el llamado mortal que parecen merecerlo. Los enamorados presienten la muerte cuando están a punto de presentir el misterio de la vida. Sea cual sea la herida que la vida nos enseñe, no debemos tocarla si no tenemos con qué sanar la, ni debemos relegarla sólo porque no toca nuestra vida. ¡La sanación en los demás es el primer regalo en nosotros mismos¡
Valentín Castellanos Rubio

5 CAMINARON:

didac dijo...

oleeeeeeeee......feliz año muakkkkkkk

La Dulce Pena dijo...

Sin duda, el final es magnífico:
Sea cual sea la herida que la vida nos enseñe, no debemos tocarla si no tenemos con qué sanar la, ni debemos relegarla sólo porque no toca nuestra vida. ¡La sanación en los demás es el primer regalo en nosotros mismos¡

El resto lo leí el otro día, pero, no acabé de entenderlo, hoy tampoco, será que mis capacidades están cada vez más mermadas...


PD: Aquí cerca de mi casa han abierto una tienda de alimentación y si no fuera porque te "conozco" y sé que eres de tu país podría llegar a pensar que trabajas ahí arriba. Porque sois casi iguales!! (Tú y tu sonrisa sois más hermosas)

casi yo dijo...

Una lección de generosidad, la más inaccesible de las virtudes.

Como siempre, un placer pasar por aquí. Un beso

Polie dijo...

DIDAC: Felicidades, tiempo, eh!!!

DULCE: Esto me lo topé hace ya tiempo n la web, pero me pareció apropiado para estos días de crueldad humana, guerras del absurdo donde los menos favorecidos (los niños), mueren y sufren sin el derecho a conocer la inocencia...en fin...

PD: jejeje...mi segunda doble será porque nomasito aquí tengo ya una.
Besos!!!

CASI YO: cuanta razón te doy.
Beso!!!

Passion dijo...

Poli:te he enlazado a los blogs que sigo pero por alguna razon no me deja entrar sique te veo en mis comment y de ahi vengo a visitarte...me perdi de varios post, como sabes me fui unos dias pero he sabido al dia de la guerra en GAZA y es tremenda la crueldad para con todas esas personas ...terrorífico,solo eso se me vino a la mente al leer tu post.Gracias por compartirlo con nosostros...ojalá reino muy pronto la PAZ para ellos y para todos al fin!
Besotes!!

 
Creative Commons License ciudad de nadie by paula andrea martinez is licensed under a Creative Commons Atribución 2.5 Colombia License. Permissions beyond the scope of this license may be available at poliemarti@gmail.com.