Creative Commons License Seguir a polie_mart en Twitter CIUDAD DE NADIE: 07/25/09

.

.
Hay tanta soledad en ese oro. La luna de las noches no es la luna que vio el primer Adán. Los largos siglos de la vigilia humana la han colmado de antiguo llanto. Mírala. Es tu espejo. "Borges"

25.7.09

MILONGA DEL ÁNGEL








Juego la vida en el rincón de tus silencios
me seduce la nostalgia de una noche ausente de tu voz,
las cosas aveces no parecen lo que son.

Mi llanto acaricia mis mejillas con locura y pasión,
descubriéndome esta piel que cae en pedazos entre mis sábanas
viento frío soplando hasta romper mi aliento,
susurra la música llevando mi sentir a lugares invadidos por la inmensidad...

La distancia, la vida,
a través de la palabra muda, se despierta la magia,
sueño,siento, lloro, creo...

Busco en sollozos el olor de tu respiración,
con aroma a tiempo y flores lejanas,
mi dulce abrazo, ángel en la distancia,
quiero besarte con tibieza en mi voz,
traspasar mi feminidad entre el grito del instante...

ángel mío donde estas?
ansío morir entre tus alas otra vez...

Dormir sonriente en tu ternura
y quedarnos siempre...

ROSAS CON ESPINAS



Y la flor dijo en medio de un bostezo:
- ¡Ah!, acabo de despertarme...
Perdóname...
Todavía estoy toda despeinada...
El Principito, entonces, no pudo contener su admiración:
- ¡Qué hermosa eres!
- ¿Verdad?
- respondió suavemente la flor
- Y he nacido al mismo tiempo que el sol...

"No debí haberla escuchado
- me confió un día El Principito -; nunca hay que escuchar a las flores.
Hay que mirarlas y aspirar su aroma. La mía perfumaba mi planeta..."

Y me confió aún:

"No supe comprender nada entonces.
Debí haberla juzgado por sus actos y no por sus palabras.
Me perfumaba y me iluminaba.
Debí haber adivinado su ternura.
¡Las flores son tan contradictorias!
Pero yo era demasiado joven para saber amarla."

Y cuando regó por última vez la flor, y se dispuso a ponerla al abrigo de su globo, descubrió que tenía deseos de llorar.

- Adiós- dijo a la flor.
Pero la flor no contestó.
- Adiós- repitió.
La flor tosió. Pero no por el resfrío.
-He sido tonta
-le dijo por fin-.
Te pido perdón.
Procura ser feliz.

Quedó sorprendido por la ausencia de reproches.
Permaneció allí, desconcertado.
- Pero, sí, te quiero -le dijo la flor-.
No has sabido nada, por mi culpa.
No tiene importancia. Pero has sido tan tonto como yo.
Procura ser feliz...

- Es preciso que soporte dos o tres orugas si quiero conocer a las mariposas.
¡Parece que es tan hermoso!
Si no, ¿quien habrá de visitarme? Tú estarás lejos.
Después agregó:
- No te detengas más, es molesto.
Has decidido partir.
Vete...

Pues no quería que la viese llorar. Era una flor tan orgullosa...
El Principito Antoine Saint Exupéry
(fragmento)

 
Creative Commons License ciudad de nadie by paula andrea martinez is licensed under a Creative Commons Atribución 2.5 Colombia License. Permissions beyond the scope of this license may be available at poliemarti@gmail.com.